FANDOM


Mugdato, «el Fanático», es el XI rey mitológico de Svel y según la leyenda quien trajo a Svellia el Culto de la Madre Sierpe. Ha sido reconocido recientemente como el «Primer Foráneo» de Svel, ya que en su leyenda se atestigua que no fue originario de Svel sino que vino del mar.

Tras las invasiones foráneas del 90 a. BA., la xenofobia recorrió y se arraigó en las tradiciones autóctonas, denigrando así la condición de rey, cuando antes no existía problema del origen extranjero del monarca.

Existen coincidencias entre este rey y la leyenda de la patria foránea de la Orden de Ibn'Maral (que a su vez coinciden con los svellios creyentes de la Madre Sierpe), el cual es llamado Mujdat Ibn Fahri Al Nurettin, lo que le convierte en el primer rey histórico de Svel y explica la existencia de dicho culto en Svellia y su conexión con los foráneos de Ibn'Maral.

Leyenda de Mugdato en Svel Editar

Mugdato parecía ser el primogénito de una familia rica y aristocrática que “llegando por mar se topó con Svel, arribando al río y haciéndose rey”.

No se tiene certeza de como llegó al poder, pero los escribas lo recogieron en la Lista Real como el XI rey de Svel. Se cree que posiblemente tomó el poder por la fuerza tras una emigración y que a diferencia de los tiempos actuales los foráneos no eran tan vilipendiados ni tildados de villanos.

La leyenda nos dice poco de su reinado, pues se centra más en la moraleja que en su vida. Mugdato fue un rey que adoraba un culto profético originario de su patria, en la que su dios, la Madre, llegaría a la tierra y la erradicaría del mal. Este culto primigenio sería el resultante del Culto de la Madre Sierpe y la semilla de su tardío establecimiento en Svellia.

El rey es definido como "estudioso y sabio, pero obcecado y rucio" pues la leyenda nos cuenta que se obsesionó con el estudio de la profecía hasta tal punto que descuidó las tareas de gobierno. Su consejo, preocupado, por la situación de su mandato (y posiblemente svelos) le advirtió sobre su apatía y fanatismo, lo que el joven monarca los mandó a ejecutar en público. Este episodio se puede apreciar en "el pío tornó a impío, y ante falta de bondad se cernió una calamidad". 

Luego de este episodio parece ser que ocurrieron una serie de catástrofes que sacudieron su reinado, las cuales no se especifican: "el rey pasó a ser reo, y su jueces pasaron a ser los elementos, que azotaron su reino como el aire contra un arbol". Se sabe poco del destino de Mugdato, si murió o si tuvo que exiliarse, pero la realidad es que la línea sucesoria de reyes continuaría con el XII rey de Svel.

La moraleja de la leyenda se encuentra en el epígrafe: "La fe es de marfil, la pasión es de diamante y el fanatismo de barro".

Leyenda de Mujdat Editar

La leyenda de Mujdat Ibn Fahri Al Nurettin en esencia sigue la misma línea que la leyenda de la Lista Real, exceptuando algunos detalles. En esta historia se nos cuenta que realmente Mujdat era hijo de Fahri Nurettin, y que ambos huyeron de una guerra que asoló a su patria foránea (quizás partidarios exiliados), llegando a Svel (a la que llaman Thairathen) y haciéndose reyes.

De esta forma Mujdat sucede a su padre, el cual no existe mención en la Lista Real ni de su existencia, y continua los eventos que se narran en la Lista Real. Sin embargo la leyenda cambia en cuanto las catástrofes que asolaron su reinado, pues hace como principal catalizador a la deidad a la que adora, la Madre, que lo castiga destruyendo su reino.

Nuevamente no se sabe cual fue el destino de Mujdat pero si que hizo antes de desaparecer de la historia, ocultar y salvaguardar todos los estudios en papel en una zona oculta y secreta de su castillo.

Actualidad Editar

Mientras que en la Lista Real la moraleja viene a ser que el fanatismo es insostenible, apoyado en que su impiedad hizo que la naturaleza misma lo expulsara, para los cultistas de la Madre es una prueba irrefutable de la existencia de la Madre como deidad única y verdadera y de su juicio contra la maldad de Mugdato. Por ello existe cierta "rivalidad" por apropiarse de su figura, sobretodo de los svellios más afines al estudio de la Lista Real contra los svellios creyentes de la Madre Sierpe, los cuales se ven apoyados por el nexo que tiene su leyenda en la llegada de la Orden de Ibn'Maral.

Aunque en el primer caso representa más una lección de un rey mitológico, en el contrario representa más un hecho religioso o una prueba de fe, una leyenda que muchos cultistas han usado en Svellia para asustar a los que consideran herejes y adoctrinarlos en su fe.

A pesar de que existe un estudio sobre él, muchos svellios denigraron su figura alrededor de la década del 90 a. AB, coincidiendo con las invasiones foráneas, ya que le consideraban el primer foráneo de Svel e interpretaron su leyenda como el futuro que le espera a Svellia si los foráneos rigen su tierra.